La vida pasa así, con una venda en la cara, para que vivamos felices tal y como nos pide la sociedad de masas.